http://sitgesparadise.com/es/news/10/09/09/2018/viaje-a-rumania-2%C2%AAparte

VIAJE A RUMANIA 2ªparte

09/09/2018

  • VIAJE A RUMANIA 2ªparte

23º Día 27 de mayo. Sábado – Constanta – Tulcea- Bucarest 412km

Esta noche no ha llovido pero se ha levantado un día nublado y fresquito (17ºC a las nueve de la mañana) así que nos hemos ido del camping de la playa porque para estar cerrados en la auto no vale la pena.

Nos hemos ido a conocer el Delta del Danubio pero nos hemos llevado un chasco porque lo único que se veía era un terreno pantanoso y uno de los brazos del río que aquí he leído que se bifurca en tres. Hemos almorzado en un restaurante recomendado en la guía, un restaurante de gente autóctona pero el frustre ha sido que no tenían sopa de pescado, el plato estrella de la zona. Hemos comido un plato principal cada uno y yo  un postre y café los dos y hemos pagado unos 20€.

Nos hemos ido bajo la lluvia que nos ha acompañado casi toda la tarde. En un pueblo del camino hemos parado en un Hiper más que nada para estirar las piernas pero hemos constatado que la calidad y variedad de los alimentos es muy superior a la de Bulgaria, casi podríamos decir que es como la nuestra aunque no están todas las marcas y es más barato que en España. Hay mucha circulación aunque no hay motos. Ni ayer en Constanta vimos ni una. Quizás es porque llueve mucho. Por eso todo es verde y hay muchas flores. La región que hoy hemos atravesado estaba toda cultivada, grandes extensiones creo que de trigo.

Hemos llegado a Bucarest casi a las ocho de la noche y nos hemos dirigido al parking recomendado (44,4184/ 26,1601) está al lado de un parque precioso aunque desde el Pkg no se ve. Estaba bastante lleno de coches pero menos mal que hemos encontrado un hueco y luego se ha despejado bastante, sobretodo porque ha vuelto a llover y muchos coches eran de gente que estaba en el parque.

 

 

 

24º Día 28 de mayo. Domingo. Bucarest- Brasov

Por fin ni una gota de agua y bastante sol todo el día. Hoy lo hemos dedicado a Bucarest aunque para dormir nos hemos ido a Brasov.

Bucarest es una ciudad curiosa: no es bonita pero no es del todo fea porque aunque sus edificios son, en mayoría totalmente lineales, sin ninguna gracia, con los aparatos de aire acondicionado como único “adorno “ de la fachada, al ser toda igual, resulta por lo menos simétrica con un estilo definido, feo, sí, pero entonces resulta que está en unas avenidas enormes con unos jardines cuidados, ahora llenos de flores, en especial rosas. Y los parques son una maravilla. La parte que quedó en pie del casco viejo también tiene algún edificio precioso. Todo lo que hizo el Dictador Ceaucescu, es simplemente horroroso: el Parlamento, la casa del pueblo, los edificios de lo que el pensó que sería como unos Campos Eliseos (qué más quisieran!). . En fin, que es especial. Y luego tiene pequeñas maravillas escondidas como la pequeña iglesia o el restaurante Caru cu Bere, ahora totalmente turístico pero realmente con una decoración toda en madera trabajada que es una maravilla. El Museo..

Ha dado la casualidad de que estaban celebrando una feria (en una plaza céntrica) de nuevas tecnologías: 3D, Samsumg 8, coches y motos eléctricas etc. Hemos entrado y nos ha gustado verlo todo.

Luego nos hemos ido de la ciudad para dormir mejor, en teoría íbamos a un camping de Brasov pero hemos acabado, ya reventados, en el parking del Decathlon porque el camping ha desaparecido (aunque no de internet que es donde lo encontré). De camino hemos atravesado los Cárpatos y hemos visto unos pueblecitos encantadores que mañana procuraremos visitar con la moto.

 

 

25º Día 29 mayo. Lunes. Cárpatos. Zona de Sinaia. 41km hasta camping y 115km paseando en moto

Llegamos al camping de Bran sin problemas: 45,5284/ 25,3709. Por ser Rumanía es caro: 15€/día y los servicios son más que justitos aunque la zona de acampada es muy bonita, parcelas grandes (sobretodo ahora que somos pocos) y con el césped cuidado y muy muy verde, claro que con lo que llueve por aquí, no es raro.

Enseguida bajamos moto y nos vamos a Sinaia por la carretera de montaña, atravesando el Parque Nacional. Llegamos a Predeal donde tomamos café y nos llenamos de prospectos en la oficina de información. El joven que la atiende es amabilísimo, de hecho hemos constatado dos cosas: que la gente aquí se desvive por ayudarte y que hablan muy bien inglés. Todos los pueblos tienen casa preciosas, algunas de madera, muchas como las de los Alpes. Algunas –bastantes- en estado ruinoso (¡qué pena!) pues debieron ser abandonadas en los tiempos del comunismo y hasta hoy. Seguimos hacia el sur, atravesamos Busteni y llegamos a Sinaia. Aquí almorzamos, muy bien en el Irish House (recomendado en la guía), visitamos el Monasterio de Sinaia que tiene dos capillas, la pequeña nos gusta más aunque seguro que la grande tiene más valor, el oro reluce por todas partes. Parece ser que aún viven momjes en este monasterio que hizo construir un noble rumano en 1695 tras regresar de un peregrinaje al Monte Sinaí.. También visitamos el Castillo de Peles que se hizo construir el primer rey de Rumanía, Carolo I aunque como se tardaron 39 años en construir sus 3.500m2 el rey apenas pudo disfrutarlo pues murió pocos meses después de su inauguración. Es un castillo como los de cuentos de hadas con torres y rodeado de bosques. Tiene 160 habitaciones y está muy bien conservado pues Ceaucescu lo utilizó para recibir personalidades de todo el mundo.

Aunque por estos pueblos de alta montaña hace fresco el sol nos acompaña todo el día por lo que podemos disfrutar muchísimo de este paseo por los “alpes” rumanos

Esta web utiliza cookies, si continuas navegando estás aceptando el uso de estas
Política de cookies +